En la estación de Alicante

Referencia: 
0027r
  1. Archivo de audio: 
  2. Informante: 
    Amadora Colmenero Moreno
  3. Edad del informante: 
    79
  4. Localidad: 
    Jamilena
  5. Provincia: 
    Jaén, España
  6. Recopilador: 
    José Checa Beltrán y Joaquina Checa Beltrán
  7. Fecha de registro:

    Sábado, 8 Mayo, 2004
  8. Bibliografía: 

    IGRH: 5012

    Fuentes primarias
    Atero Burgos (2003: n.º 273); Checa Beltrán (2005: n.º 44); Mendoza Díaz-Maroto (1990: n.º 248). 

  1. Categoría:

    Romancero
  2. Subcategoría:

    2.4. Reencuentros / Abandonos
  3. ¶: 

    En la estación de Alicante     al tren subió un melitar 

    en un coche de segunda     que para su casa va. 

    Pasó a tomar asiento,     el joven quedó mirando 

    a una señora muy guapa     que llevaba un niño en brazos. 

    Y l´ha dicho la señora:     —¿Melitar pa con premiso? 

    el melitar le contesta:     No, señoravoy cumplido. 

    Y l´ha dicho la señora,     l´ha dicho con mucha gracia: 

    ¿Quieres tomar a mi niño     mientras bajo a beber agua? 

    Pasaron cuatro estaciones,     la señora no volvió 

    el melitar con el niño:     ¿Y ahora qué voy a hacer yo? 

    Se queda mirando al niño:      ¡Niño, no viene tu madre! 

    Ve que en la mano derecha     lleva colgá una llave. 

    Le quita la llave al niño     y abre aquella maleta 

    envuelto en unos papeles     llevaba mil pesetas. 

    Los papeles decían:     “Precura al niño criarlo  

    y si no tienes bastante     publícalo en el diario”. 

    Ya ha llegado a la estación,     allí todos lo esperaban; 

    la madre, al ver al hijo,     de esta manera le hablaba. 

    Y s´ha acercado la novia      y l´ha dicho estas palabras: 

    ¿De quién es ese chiquillo?      ¡Tú m´has tenido engañada! 

    Desde la estación al pueblo,     todito se lo contaba, 

    como le dieron el niño      y el dinero que llevaba. 

    Apañan para la boda,      de seguida se casaron 

    y se llevaron el niño,     con bibirón lo criaron. 

    Ya llegó a quince años,     se coloca en un taller 

    para que aprindera chófer,     que era lo deseos de él. 

    Ya q´ha aprendido el oficio,     s´ha marchado a Barcelona, 

    s´ha colocado de chófer     con una noble señora. 

    Hasta que un día la señora     l´ha llamado a su despacho: 

    Perdoname atrevimiento,      escucha lo que te hablo. 

    ¿Te quieres casar conmigo?     Como yo no tengo a naide,  

    todito mi capital      será para ti y tus padres. 

    Aceptó su apetición.     ¿Si es que  no tienes padre? 

    No, señora, tengo madre,     pero buena no será, 

    que estando yo pequeñito     me entregó a un melitar. 

    La señora se conmueve:     ¡Hijo de mi corazón, 

    ven acá y dame un abrazo,     tu madre propia soy yo!