Asturianita muerta por un galán desdeñado

Referencia: 
0022r
  1. Archivo de audio: 
  2. Informante: 
    Amadora Colmenero Moreno
  3. Edad del informante: 
    79
  4. Localidad: 
    Jamilena
  5. Provincia: 
    Jaén, España
  6. Recopilador: 
    José Checa Beltrán y Joaquina Checa Beltrán
  7. Fecha de registro:

    Sábado, 8 Mayo, 2004
  8. Bibliografía: 

    IGRH: 5021

    Fuentes primarias  
    Alonso Fernández y Cruz Casado (2003: n.º 45); Atero Burgos (2003: n.º 22); Checa Beltrán (2005: n.º 9); Mendoza Díaz-Maroto (1990: n.º 187); Piñero Ramírez (1996: n.º 23); Piñero Ramírez (2004: n.º 17); Piñero Ramírez (2014: n.º 62).

  9. Resumen: 

    Una joven está regando las flores de su jardín. Se acerca un caballero para pedirle una, pero la muchacha se niega a entregársela, replicando que sus flores son solo para ella y que, aunque huérfana y joven, no va a permitir que ningún hombre abuse de ella. El galán la amenaza de muerte. Pasados unos días, la joven le ofrece la flor y le pide que la deje vivir tranquila con sus hermanos. Sin embargo, él asegura que ya no la quiere, la encierra en un cuarto y le asesta varias puñaladas. En otras versiones, el galán vuelve al jardín y rapta a la asturiana, de la que abusa antes de darle muerte. En el entierro, la muchacha va adornada con muchas flores. Lleva un ramo de azahar con un letrero que explica que ha sido asesinada por un criminal. El narrador pide la muerte del hombre que la mató.

  1. Categoría:

    Romancero
  2. Subcategoría:

    1.4.1. La conquista amorosa: cortejo, seducción, rapto
  3. ¶: 
    En las montañas de Asturias,     una niña vi,
    que tenía quince años,     regando su jardín. 
    Pasó un caballero,     le pidió una flor 
    y la bella asturiana     le ha dicho que no. 
    —Las flores de mi jardín     no son pa ningún caballero 
    que las estoy criando yo     y son para mi pelo. 
    Y el caballero le dijo:     —¡Quédate con Dios!, 
    ¡adiós, bella asturiana!,     ¡me la has de pagar!— 
    Y a los tres días siguientes     la niña salió, 
    l´ha cogido el caballero     y se la llevó. 
    —Toma, caballero,     la flor de mis manos 
    y déjame de ir     con mis tres hermanos. 
    —No quiero flor de tus manos,     ni tampoco a ti, 
    te dije que en mi presencia     tenías que morir—. 
    La agarró de un pecho     y agarró un puñal 
    y en ca lado del pecho     le da tres puñalás. 
    La visten toda de blanco     y llena de flores 
    y en medio lleva una rosa     de siete colores. 
    Y por bajo lleva     un ramo de azahar 
    y en el medio diciendo     “Matad un criminal”. 
    Y ese criminal merece     que lo degollaran 
    y que pagara la muerte      de la bella asturiana.