Novio que mata a su novia por casarse con otro

Referencia: 
0710r
  1. Archivo de audio: 
  2. Informante: 
    Consuelo Molina
  3. Edad del informante: 
    19
  4. Localidad: 
    Malagón
  5. Provincia: 
    Ciudad Real, España
  6. Recopilador: 
    Belén Fuentes y Juana Segovia, pertenecientes al equipo dirigido por Jerónimo Anaya Flores
  7. Fecha de registro:

    Jueves, 15 Enero, 1981
  8. Notas: 

    La informante lo titula Cuando yo tenía quince años.

    Notas léxicas

    presedía: así en el archivo sonoro.

  1. Categoría:

    Romancero
  2. Subcategoría:

    2.3.1. La conquista amorosa, amores contrariados, amores desgraciados
  3. ¶: 
    Cuando yo tenía quince años,     la mujer que yo amaba
    ni estrella, ni sol ni luna,     con nadie la comparaba.
    Era tan bonita y graciosa     que entremedias de las flores
    no la distinguía.     (………………………)
    Regaba su jardín,     ¡ay Virgen de los Dolores!,
    (………………………)     entremedias de las flores.
     no la distinguía.     (………………………) 
    Una noche fui a verla,     como tenía de costumbre;
    me la encontré sentada     contemplando la lumbre.
    Me acerqué hacia ella y me dijo:     —Por donde has venido a verme, vete;
    (………………………)     que no te quiero a ti.
    Me voy a casar con un hombre     que me pueda hacer feliz;
    porque si me caso contigo,     que eres un desgraciao obrero,
    viviríamos en la miseria     y nadie nos dará consuelo.
    —Te vas a casar,     pero Dios que está en los cielos
    tu castigo mandará—.     (………………………) 
    Cinco leones destrozaron     mi alma y mi corazón,
    a ver que la mujer que yo amaba     se casaba con aquel rico labrador.
    En la puerta de la iglesia     con mi cuchillo de monte me planté
    y al salir de la iglesia     estas palabras l’ hablé:
    —Si esa mujer no es para mí,     tampoco será para usted—.
    Sacando mi cuchillo de monte,     en su cuello lo clavé
     y la gente corría para salvar al herido,     que alguna vida tendría.
    Por entremedias de la gente,     mi cuerpo lo presedía*.
    Ya me meten en el tribunal,     y a la semana que viene
     (………………………)     el juicio de aquel día;
    amarrado de pies y manos,     en el tribunal me metía,
    Me pregunta el señor juez     en el banco de los amarrados:
    —¿Usted fue el que intentó matar     a los recién casados?
     —Sí, señor juez,     y si algún disgusto me queda
    es que con vida los dejé—.     (………………………) 
    Era una tarde de mayo,     en mi reja estaba asomado
    y vi asomar a la mujer     que yo tanto había amado.
    Al pasar al lado de mis rejas,     me ha tirado un escupido
    que hasta el rostro me he manchado     (………………………)
    Hincándome de rodillas     y pidiéndole a la Virgen
    que al rico millonario destroce su dinero     (………………………) 
    y ella se vea pidiendo una limosna    con una lata en la mano. 
    Yo ya cumplí mi condena     y salí libre total.
    Y una noche en mi casa     me la encontré en el portal,
    con una lata en mi mano     para su cena ganar.
    Se hinca de rodillas,     que la perdonara.
    —¿Perdonarte yo, mala mujer?     Dios te tenga en la gloria
    y viverás en la miseria;     (………………………) 
    pero todo el mundo te verá     y te escuperá en la cara.