Monja por fuerza

Referencia: 
1349r
  1. Archivo de audio: 
  2. Informante: 
    Inocencia Ponga, Amparo Alonso y Prisciliana Herrero
  3. Edad del informante: 
    58, 62 y 75
  4. Localidad: 
    Alcuetas
  5. Provincia: 
    León, España
  6. Recopilador: 
    Joaquín Díaz González y José Luis Alonso Ponga
  7. Fecha de registro:

    Jueves, 1 Enero, 1981
  8. Notas: 

    Registro sonoro perteneciente al Archivo de la Tradición Oral de la Fundación Joaquín Díaz (sign.: ATO 00014 07)

    Título indicado en las anotaciones de campo: "Monja por fuerza".

    En esta versión se repiten todos los hemistiquios.

  9. Bibliografía: 

    IGRH: 0225

    Fuentes primarias  
    Atero Burgos (2003: n.º 117); Mendoza Díaz-Maroto (1990: n.º 21); Piñero Ramírez (1996: n.º 110); Piñero Ramírez (2004: n.º 74); Piñero Ramírez (2014: n.º 63);  Salazar (1999: n.º 34).

  10. Resumen: 

    Una muchacha está enamorada de un joven barbero, pero sus padres quieren que sea monja. Una tarde la sacan a pasear y la llevan a un convento. En otras versiones, una muchacha se encuentra hablando con su novio cuando su madre o su padre le pide que se despida de él y de sus amigas. Después la meten en un coche y la llevan hasta un convento. De allí, salen unas monjas que arrastran a la muchacha hacia adentro. Comienzan a despojarla de sus joyas y de sus ricas vestimentas. Sin embargo, lo que más le pesa es que le corten el cabello, que las monjas entregan a sus padres. El desenlace puede diferir de unas versiones a otras: 1) ella le pide a su padre que le dé recuerdos a sus amigas, pues nunca más volverá a verlas; 2) cierto día está rezando en el coro cuando se da cuenta de que su amado la está mirando; él promete que la sacará del convento; 3) la muchacha se queja del rigor del convento, ya que le hacen sufrir numerosas penitencias y castigos.

  1. Categoría:

    Romancero
  2. Subcategoría:

    1.9. Varios asuntos
  3. ¶: 
    Una tarde de verano,     me sacaron de paseo.
    Al revolver de una esquina,     había un convento abierto;
    salieron cuatro monjitas     todas vestidas de negro.
    [Com.: La metieron para adentro, la llevan de la mano. La sientan en una silla y allí le cortan el pelo.]
    Lo que más sentía yo     era la trenza del pelo,
    pendientes de mis orejas     y anillitos de mis dedos.