Las tres cautivas

Referencia: 
1115r
  1. Archivo de audio: 
  2. Informante: 
    Purificación Pérez Bueno
  3. Edad del informante: 
    47
  4. Localidad: 
    Jamilena
  5. Provincia: 
    Jaén, España
  6. Recopilador: 
    José Checa Beltrán y Joaquina Checa Beltrán
  7. Fecha de registro:

    Lunes, 1 Diciembre, 1980
  8. Bibliografía: 

    IGRH: 0137

    Versión publicada en Checa Beltrán (2005: 119-120)

    Fuentes primarias
    Alonso Fernández y Cruz Casado (2003: n.º 6); Armistead (1978: P2 [H4]); Atero Burgos (2003: n.º 44); Checa Beltrán (2005: n.º 18); Mendoza Díaz-Maroto (1990: n.º 112); Piñero Ramírez (1996: n.º 43); Piñero Ramírez (2004: n.º 39); Piñero Ramírez (2014: n.º 35 y 36); Torres Rodríguez de Gálvez (1972: p. 373).

  1. Categoría:

    Romancero
  2. Subcategoría:

    1.3. Romances sobre cautivos y presos
  3. ¶: 
    —Toma, reina mora,     estas tres cautivas.
    Unas que te barran,     otras que te sirvan—.
    Constancia amasaba,     Lucía cernía
    y la más chiquilla     agua les traía.
    Un día fue a la fuente,     a la fuente fría,
    y allí había un viejo     que ella le decía:
    —¿Qué hace usted, buen viejo,     en la fuente fría?
    —Buscando a tres niñas     que se hallan perdidas.
    —Pues, ¿cómo les llaman     a esas tres cautivas?
    —Primera es Constancia,     segunda es Lucía,
    y la mas chiquilla     llaman Rosalía.
    —Osted es mi padre     y yo soy su hija,
    y voy a avisarles     a mis hermanitas.
    ¿Pues sabes, Constancia,     pues sabes, Lucía,
    que yo he visto a padre     en la fuente fría?—.
    Y la reina mora,     que lo estaba oyendo,
    en un cuarto oscuro     las encerró corriendo.
    Y la reina mora,     que lo comprendió,
    en la mazmorra,     allí las metió.