Las señas del esposo

Referencia: 
0405r
  1. Archivo de audio: 
  2. Informante: 
    Ascensión Jordán
  3. Edad del informante: 
    82
  4. Localidad: 
    Valdepeñas de Jaén
  5. Provincia: 
    Jaén, España
  6. Recopilador: 
    David Mañero Lozano
  7. Fecha de registro:

    Lunes, 6 Marzo, 2017
  8. Notas: 

    Ocupación y otros datos de la informante:
    Ascensión Jordán Martos, nacida en Valdepeñas de Jaén, se ha dedicado a las labores del hogar y al cuidado de sus mayores.

  9. Bibliografía: 

    IGRH: 0113

    Fuentes primarias
    Alonso Fernández y Cruz Casado (2003: n.º 7); Armistead (1978: P2 [I1-4]); Atero Burgos (2003: n.º 40); Checa Beltrán (2005: n.º 14); Mendoza Díaz-Maroto (1990: n.º 12, 13 y 14); Piñero Ramírez (1996: n.º 39); Piñero Ramírez (2004: n.º 35); Piñero Ramírez (2014: n.º 40); Torres Rodríguez de Gálvez (1972: p. 381).

  10. Resumen: 

    Una mujer, que en algunas ocasiones es una coronela que se encuentra en la puerta del cuartel; en otras, una bordadora que está en su taller; y en otras, una señora que está bordando asomada al balcón de su casa, ve aparecer a un soldado. Le pregunta si ha visto a su esposo, que lleva siete años en la guerra. El soldado le pide que le dé sus señas y ella accede. La descripción del esposo varía en función de las versiones, aunque suele ser alto, rubio y aragonés, y llevar consigo alguna prenda que su esposa le bordó en seda. A partir de aquí, el marido decide poner a prueba la fidelidad de su mujer. En la mayoría de versiones, el caballero le confiesa que su marido ha muerto en batalla y que en su testamento dejó expreso su deseo de que contrajera matrimonio con él. La esposa se niega, asegurándole que esperará a su cónyuge otros siete años y después ingresará en un convento. El soldado le interroga sobre el futuro de sus hijos, y ella responde que uno será fraile o estudioso; otro, servirá a sus padres, etc. Finalmente, el marido, halagado por la firmeza de su esposa, le revela su verdadera identidad. En otras versiones, el caballero le pregunta a su mujer qué daría por volver a ver a su marido. Ella le ofrece, una a una, todas sus posesiones. Finalmente, el soldado declara que solo la quiere a ella, pero la esposa lo rechaza porque le debe fidelidad a su marido. Este le revela su verdadera identidad y marchan hacia su castillo donde se ponen al día de todo lo que les ha ocurrido durante el tiempo que no han estado juntos.

  1. Categoría:

    Romancero
  2. Subcategoría:

    1.4.2. Amor fiel, amores desgraciados, amores contrariados
  3. ¶: 

    —Soldadito, soldadito,     ¿de qué guerra viene usted?
    —De la guerra de Sevilla,     ¿qué se le ha ofrecido a usted?
    —¿Ha visto a usted a mi marido     que en la guerra está también?
    —No, señora, no lo he visto     ni tampoco sé quién es.
    —Mi marido es un buen mozo     alto y recio como usted
    y en el pico de la solapa      lleva un pañuelo que yo le bordé.
    Que le bordé cuando chica;     cuando chica lo bordé
    /…………………………/     /……………………………/