La viudita del conde Laurel + Estando la pájara pinta

Referencia: 
0705r
  1. Archivo de audio: 
  2. Informante: 
    Custodia Martín y Mercedes Martín
  3. Edad del informante: 
    59 y 62
  4. Localidad: 
    Frailes
  5. Provincia: 
    Jaén, España
  6. Recopilador: 
    David Mañero Lozano
  7. Fecha de registro:

    Lunes, 17 Abril, 2017
  8. Notas: 

    Ocupación y otros datos de las informantes:
    Custodia Martín, nacida en Frailes, se ha dedicado durante su juventud a la recolección, a la costura y al servicio doméstico.
    Mercedes Martín, nacida en Frailes, se ha dedicado a la recolección, a la venta de churros y a la hostelería como propietaria de un bar de la localidad. Actualmente se encuentra jubilada y regenta una panadería de la que es propietaria.

    Agradecemos la valiosa ayuda de Fuensanta Aranda Gómez, quien nos puso en contacto con los informantes para la realización de esta entrevista.

  9. Bibliografía: 

    IGRH: 0221

    Fuentes primarias de "La viudita del conde Laurel"
    Atero Burgos (2003: n.º 38), Mendoza Díaz-Maroto (1990: n.º 20), Piñero Ramírez (1996: n.º 38), Piñero Ramírez (2004: n.º 33), Piñero Ramírez (2014: n.º 22).

    Fuentes primarias de "Estando la pájara pinta"
    Atero Burgos (2010: I, n.º 780c; II, n.º 350); Pelegrín (1999: n.º 059); Torres Rodríguez de Gálvez (1972: p. 513).

  1. Categoría:

    Romancero
  2. Subcategoría:

    3. Romancero infantil
  3. ¶: 

    [Com. 1]
    —Yo soy la viudita    
    del conde Laurel
    y quiero casarme    
    y no encuentro con quién.

    —Si quieres casarte    
    y no encuentras con quién,
    escoge a tu gusto    
    que aquí tienes quién.

    —(Y) Escojo a esta niña   
    por ser la más bella,
    la blanca azucena   
    que había en el jardín—.

    (Y) Estando la pájara pinta
    sentadita en el verde limón,
    con el pico le pica la hoja,
    con la hoja le pica la flor.
    Flor, flor, flor, tú serás mi amor.

    Me arrodillo a los pies de mi amante,
    me levanto ca´instante, ca´instante.
    —Dame una mano, dame la otra,
    dame un besito para tu boca—

    Daremos la media la vuelta,
    daremos la vuelta entera,
    daremos un pasito atrás
    para hacer la reverencia.

    ¡Ay, que sí!
    ¡Ay, que no!
    ¡Ay, chiquilla,
    me muero de amor! [Com. 2]

    [Com. 1: Eso era del juego de los niños. Eso se hacía un corro y se metían en el centro].
    [Com. 2: Eso era un corro y se ponía la niña ahí en medio y escogía a una y...: “Con el pico le pica la hoja, con la hoja le pica la flor”, y se daban así con el deo…]