La joven madre abandonada + La madre soltera

Referencia: 
1267r
  1. Archivo de audio: 
  2. Informante: 
    Antonia Murillo Santiago
  3. Edad del informante: 
    58
  4. Localidad: 
    Ojuelos Bajos
  5. Provincia: 
    Córdoba, España
  6. Recopilador: 
    Alberto Alonso Fernández y Luis Moreno Moreno
  7. Fecha de registro:

    Viernes, 1 Mayo, 2009
  8. Notas: 

    Transcripción musical: Luis Moreno Moreno

  9. Bibliografía: 

    Fuentes primarias de “La joven madre abandonada”
    Atero Burgos (2003: n.º 173); Mendoza Díaz-Maroto (1990: n.º 179).

    Fuentes primarias de “La madre soltera”
    Atero Burgos (2003: n.º 175); Mendoza Díaz-Maroto (1990: n.º 179 y 180).

  10. Resumen: 

    Resumen de "La joven madre abandonada": Una muchacha se escapa con su pretendiente en contra de la voluntad de sus padres. Él la goza y la abandona, dejándola encinta. Dependiendo de la versión, ingresa en un convento, maldice al amante por no hacerse cargo de su hijo o muere de amor.

    Resumen de "La madre soltera": Una madre soltera oculta que el niño con el que vive es su hijo y, cuando le preguntan, dice que lo recogió en la calle. Cierto día, un muchacho, que en algunas versiones es el padre del niño, para un coche a su puerta. Este le asegura que viene a casarse con ella. Con la boda pone fin a las críticas, además de conseguir un padre para su hijo.

  11. Partitura: 
  1. Categoría:

    Romancero
  2. Subcategoría:

    2.3.1. La conquista amorosa, amores contrariados, amores desgraciados
  3. ¶: 
    De catorce a quince años,     granuja, te conocí.
    Me pedistes relaciones     y, al momento, te las di.
    Fuistes a habler con mis padres,     y te dijeron que no,
    y yo, como te quería,     me puse a manchar mi honor.
    Te fuiste y me dejaste,     me dejastes un chiquillo.
    Cada vez que el niño llora,     me recuerda tu cariño.
    ―No llores, niño, no llores.     No llores ni tengas pena,                 
    que dirán que un niño llora     en casa de una soltera―.
    Solterita y sin amparo,     nadie se apiada de mí.
    Se abra la tierra y me trague;     yo me quisiera morir.
    ―Por la carretera un coche;     sepa Dios quién vendrá en él.
    Será el ingrato de Pedro;     vendrá a engañarme otra vez.
    ―Vengo a casarme contigo,     por la pena que me da,
    para que en el pueblo sepan     que el niño tiene papá.
    Y acompañado del cura,     nos eche la bendición,
    para que en el pueblo sepan     que tu marido soy yo.