Hijo enamorado de su madre que la asesina por no acceder a sus deseos

Referencia: 
1399r
  1. Archivo de audio: 
  2. Informante: 
    Flor Frías
  3. Edad del informante: 
    75
  4. Localidad: 
    El Burgo de Osma
  5. Provincia: 
    Soria, España
  6. Recopilador: 
    Luis Díaz
  7. Fecha de registro:

    Viernes, 1 Enero, 1982
  8. Notas: 

    Registro sonoro perteneciente al Archivo de la Tradición Oral de la Fundación Joaquín Díaz (sign.: ATO 00016A 23)

    Título indicado en las anotaciones de campo: "Crimen de Tarragona. Julia Rodrigo".

  9. Resumen: 

    Un hijo se enamora de su madre viuda, a la que trata de convencer para que acceda a sus deseos. Ella se niega y el muchacho la asesina, ocultando su cadáver en un viñedo. Poco tiempo después, el cuerpo es hallado por los perros de un cazador.

  1. Categoría:

    Romancero
  2. Subcategoría:

    2.3.4. Crímenes intrafamiliares
  3. ¶: 
    Sagrada Virgen del Carmen,     dame alientos y valor
    para explicar este crimen     que a una madre se la dio.
    [Com. 1: Se murió su marido y la pobre]     con un hijo quedó.
    Ya ha llegado cierto día     que aquel hijo malhechor
    a su madre cariñosa     de esta manera la habló:
    —Madre del alma querida,     si tu quieres ser feliz,
    (y) adórame con locura,     como yo te adoro a ti.
    Yo quiero que a mí te entregues     y me sirvas de mujer.
    Te otorgo, madre mía,     que nadie lo ha de saber—.
    Pero la madre, angustiada,     a su hijo contestó:
    —(Y) Antes prefiero la muerte     que no lograr tu intención—.
    Ha llegado cierto día     que aquel hijo malhechor
    (y) a su madre cariñosa     de esta manera la habló: [Com. 2]
    —¿Tú no ves que soy tu hijo?     Si desprecias a mi amor,
    te daré muerte tirana     sin tenerte compasión—.
    Y la madre cariñosa     a su hijo contestó:
    [Com. 3:
    Flor: —Que la tenía que tener como a la Virgen en su altar, ¿sabes? Pues en ese caso, yo ya no me sé más de eso. Pero la cogió y la mató, y la enterró en una viña; en una viña la enterró. Y pasó por allí un cazador y los perros la desenterraron.
    Recopilador: —Y eso, ¿qué era un crimen de por aquí también, o no sabe?
    Flor: —¡Ay, no, no, no! No era por aquí, era largo, largo.]
     
    [Com. 2: Y luego, pues la dijo que…, ¡ah! ]