Gerineldo

Referencia: 
0238r
  1. Archivo de audio: 
  2. Informante: 
    Engracia Moreno Lucena
  3. Edad del informante: 
    59
  4. Localidad: 
    Montemayor
  5. Provincia: 
    Córdoba, España
  6. Recopilador: 
    Alberto Alonso Fernández
  7. Fecha de registro:

    Miércoles, 1 Mayo, 2002
  8. Notas: 

    Esta versión tiene un introito lírico tomado de los versos del romance "El prisionero" (IGRH: 0078).

    Transcripción musical: Luis Moreno Moreno

  9. Bibliografía: 

    IGRH: 0023

    Fuentes primarias de "Gerineldo"
    Alonso Fernández y Cruz Casado (2003: n.º 24); Armistead (1978: P2 [Q1]); Atero Burgos (2003: n.º 5); Checa Beltrán (2005: n.º 2); Mendoza Díaz-Maroto (1990: n.º 39, 41 y 42); Piñero Ramírez (1996: n.º 3); Piñero Ramírez (2004: n.º 2 y 3); Piñero Ramírez (2014: n.º 9); Torres Rodríguez de Gálvez (1972: pp. 383-387).

  10. Partitura: 
  1. Categoría:

    Romancero
  2. Subcategoría:

    1.2. Romances de referente carolingio y caballeresco
  3. ¶: 

    Mes de mayo, mes de mayo,     cuando las tristes calores,
    cuando los enamorados     regalan ramos de flores.

    ―Girineldo, Girineldo,     mi caballero cumplío,
    quién te cogiera esta noche     tres horas y en mi albedrido
    ―Entre las doce y la una,      el rey ha pedido un vestido,
    que lo suba Girineldo     que es el mozo  más antiguo.
    Unos dicen:  ―no está aquí,     y otros dicen que ha salío.
    Y el rey, como es tan sensato,     al cuarto de la infanta ha ido.
    Y se los encontró a los dos,     como mujer y marido.
    ―Si mato a mi hija  dorada,     mi reino queda perdido;
    ¿y si mato a Girineldo,     que lo crié desde niño?
    Pondré la espada por delante     que me sirva de testigo―.
    Y a lo frío de la espada,     la reina pegó un suspiro.
    ―Levántate, Girineldo,     que estamos los dos perdidos,
    que la espada de mi padre     había siendo de testigo.
    ―¿Por dónde me voy ahora,     tan blanco y tan colorido?
    ―Vete por estos jardines     cogiendo rosas y lirios―.
    Y el rey, como es tan sinsato,     y al encuentro ha salido.
    ―¿Qué te pasa, Girineldo,     que estás tan colorido?
    ―La fragancia de una rosa     me tiene descolorido―.
    Se ha declarado una guerra     entre Francia y Portugal
    Y llaman a Girineldo     de capitán general.