Flores y Blancaflor

Referencia: 
1106r
  1. Archivo de audio: 
  2. Informante: 
    Juana Liébana García
  3. Edad del informante: 
    66
  4. Localidad: 
    Jamilena
  5. Provincia: 
    Jaén, España
  6. Recopilador: 
    José Checa Beltrán, Joaquina Checa Beltrán y Pilar Salanueva Mateo
  7. Fecha de registro:

    Lunes, 1 Diciembre, 1980
  8. Notas: 

    Títulos alternativos: "Hermanas reina y cautiva"

    Notas léxicas:

    pesquizas: así en el archivo sonoro.

  9. Bibliografía: 

    IGRH: 0136

    Versión publicada en Checa Beltrán (2005: pp. 123-124)

    Fuentes primarias
    Armistead (1978: H1); Atero Burgos (2003: n.º 45); Checa Beltrán (2005: n.º 19); Piñero Ramírez (1996: n.º 44);  Piñero Ramírez (2014: n.º 37).

  1. Categoría:

    Romancero
  2. Subcategoría:

    1.3. Romances sobre cautivos y presos
  3. ¶: 
    Estando la reina mora,     la que reina en Berberina,
    con el deseo de tener     una cristiana cautiva.
    Los moros, al oír esto,     empiezan a hacer pesquizas*,
    unos tiraron p’abajo,     otros tiraron p’arriba.
    Los que tiraron p’abajo     hicieron mejor pesquiza:
    al conde Flores mataron,     a la condesa cautivan.
    —Aquí tiene usted una esclava.     —Que sea bien recibida,
    que le dé bien de comer,     que sean buenas comidas.
    De dos esclavas que tengo,     tú serás la más querida;
    a ti te entrego las llaves     de palacio y de cocina.
    —¿Para qué quiero las llaves     de palacio y de cocina?,
    si ayer fui reina en España,     hoy esclava en Berberina—.
    La reina, al oír esto,     al suelo cayó tendida.
    Subió el grandísimo rey:     —¿Quién te ofende, vida mía?
    —A mí no me ofende nadie,     que mi hermana es la cautiva
    y mi cuñado es el muerto     y mi hija es mi sobrina.
    —¿Qué quieres que yo le haga     a esta hermana tan querida?
    —Que me la pases a España     y que cristianes su niña,
    y que recoja los bienes     que de su madre tenía.