En la estación de Alicante

Referencia: 
0957r
  1. Archivo de audio: 
  2. Informante: 
    Prado Martín Fernández
  3. Edad del informante: 
    47
  4. Localidad: 
    Arroba de los Montes
  5. Provincia: 
    Ciudad Real, España
  6. Recopilador: 
    María del Prado Cuenca Redondo, perteneciente al equipo dirigido por Jerónimo Anaya Flores
  7. Fecha de registro:

    Lunes, 17 Enero, 1983
  8. Notas: 

    La informante indica que el título de este romance es El niño que entrega la madre a un militar.

    Otros datos de la informante:

    La informante nació en Arroba de los Montes y vive en Ciudad Real, donde se recogió la versión.

  9. Bibliografía: 

    IGRH: 5012

    Fuentes primarias
    Atero Burgos (2003: n.º 273); Checa Beltrán (2005: n.º 44); Mendoza Díaz-Maroto (1990: n.º 248).

  1. Categoría:

    Romancero
  2. Subcategoría:

    2.4. Reencuentros / Abandonos
  3. ¶: 
    (Y) en la estación de Alicante     a un tren subió un militar,
    en un coche de segunda,     que para su casa va.
    Al ir a tomar asiento,     el joven queda mirando
    a una señora muy guapa     que lleva a un niño en los brazos.
    Le pregunta la señora:     ―¿De dónde es el militar?
    ―Soy de Almadén del Azogue,     provincia de Cidá Real―.
    Se levanta la señora,     le dice con mucha gracia:
    ―¿Me quiere coger el niño,     mientras bajo a beber agua?―.
    Pasaron cuatro estaciones,     la señora no volvió,
    y el militar con el niño:     ―¿Ahora qué voy a hacer yo?―.
    Se queda mirando al niño,     dice: ―No viene tu madre―.
    Ve que en la mano derecha     lleva colgada una llave.
    Le coge la llave al niño,     coge y abre la maleta
    y, envuelto en unos papeles,     llevaba diez mil pesetas.
    En los papeles decía:     “Precure al niño criarlo,
    y si no tiene dinero,     lo publica en el diario”.
    Al llegar a la estación,     donde todos le esperaban,
    al verle con aquel niño,     la madre le preguntaba.
    La novia se acercó     diciéndole estas palabras:
    ―Ese niño, ¿de quién es?     Tú me tienes engañada―.
    Y de la estación al pueblo     le cuenta lo que le pasa,
    cómo le dieron el niño     y el dinero que llevaba.
    Preparan para la boda     y enseguida se casaron,
    y se llevaron al niño     y con biberón lo criaron.
    Y ya que tuvo diez años     le meten en un taller
    para que aprendiera chófer,     que eran los deseos de él.
    Cuando ya sacó el oficio,     y se marchó a Barcelona
    y se colocó de chófer     con una noble señora.
    Ya llevaba varios meses     sirviendo en aquella casa,
    y le hacían muchos regalos     por lo bien que se portaba.
    Hasta que un día la señora     le ha llamado a su despacho:
    ―Perdona mi atrevimiento     (……………………)
    ―Si tú te casas conmigo,      como yo no tengo a nadie,
    todito mi capital     será para ti y tus padres.