El vito + María Antonia + Entierro y boda contrastados

Referencia: 
1270r
  1. Archivo de audio: 
  2. Informante: 
    Damiana Montenegro Zamorana
  3. Edad del informante: 
    73
  4. Localidad: 
    Hinojosa del Duque
  5. Provincia: 
    Córdoba, España
  6. Recopilador: 
    Alberto Alonso Fernández y Luis Moreno Moreno
  7. Fecha de registro:

    Lunes, 1 Junio, 2009
  8. Notas: 

    En esta versión, se repiten los versos 1, 2 y 8.

    La informante neutraliza /l/ y /r/ en posición implosiva y final a favor de [r].

    Transcripción musical: Luis Moreno Moreno

  9. Bibliografía: 

    IGRH: 5051+0128

    Fuentes primarias de María Antonia
    Atero Burgos (2003, n.º 180).

    Fuentes primarias de Entierro y boda contrastados
    Atero Burgos (2003: n.º 120); Mendoza Díaz-Maroto (1990: n.º 167).

  10. Resumen: 

    Resumen de "María Antonia": María Antonia es cuestionada por rechazar a un primo hermano para casarse con un forastero. Ella replica que lo ha hecho porque su primo está gravemente enfermo. En algunas versiones, el primo le reclama, a través de su madre, la devolución de un dinero que le había prestado, y ella le espeta que puede invertirlo en sus exequias.

    Resumen de "Entierro y boda contrastados": Un individuo le reprocha a su amada que se vaya a casar con otro y la culpa de su inminente muerte, que tendrá lugar el mismo día que ella se case. Para ello, contrapone distintas escenas de la futura boda de la muchacha con las de su entierro:  vestido de novia / mortaja, casamiento / responso, acompañamiento de padrinos / amigos que portean el ataúd, ramo de novia / cal y arena para sellar la tumba, etc. Este romance suele funcionar como desenlace de otros (María Antonia, Sábado por la tarde, etc.)

  11. Partitura: 
  1. Categoría:

    Romancero
  2. Subcategoría:

    1.4.2. Amor fiel, amores desgraciados, amores contrariados
  3. ¶: 
    Una cordobesa fue     a Sevilla a ver los toros.
    En la mitad del camino,     la cautivaron los moros.
    Con el vito, vito, vito,     con el vito, vito, va.
    No me mires a la cara,     que me pongo colorá.
    —María Antonia, María Antonia,     tú no sabes lo que has hecho,
    olvidar a un primo hermano     por querer a un forastero.
    —No lo desprecio por pobre     ni tampoco por la edad.
    Lo desprecio por enfermo;     yo no sé su enfermedad.
    —Si las ventanas se abrieran,     los balcones a la par,
    María Antonia, te diría     cuál era mi enfermedad.
    Cuando a ti te estén puniendo     el traje para casarte,
    a mí me estarán puniendo     el traje pa amortajarme.
    Cuando a ti te estén echando     el yugo para casarte,
    a mí me estarán echando     la tierra para enterrarme.
    Cuando a ti te estén diciendo:     —Salud para muchos años—,
    a mi madre le dirán:     —Salud para encomendarlo.