Mala experiencia con un curandero de El Ejido

Referencia: 
0530n
  1. Archivo de audio: 
  2. Informante: 
    Cayetana Puertas Rodríguez
  3. Edad del informante: 
    77
  4. Localidad: 
    Laujar de Andarax (Alpujarra almeriense)
  5. Provincia: 
    Almería, España
  6. Recopilador: 
    David Mañero Lozano
  7. Fecha de registro:

    Martes, 26 Junio, 2018
  8. Notas: 

    Este registro ha sido recopilado en el marco del proyecto de I+D (Excelencia) del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades “Documentación, tratamiento archivístico digital y estudio lexicológico, histórico-literario y musicológico del patrimonio oral de la Andalucía oriental” (referencia: FFI2017-82344-P), financiado por la Agencia Estatal de Investigación (AEI) y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

    Otros datos de la informante:
    Cayetana nació en Laujar de Andarax, donde ha vivido siempre. Ha trabajado como ama de casa. Sus padres eran naturales de la misma localidad. Su padre trabajaba como agricultor y su madre se dedicaba a las tareas domésticas.

  1. Categoría:

    Narrativa
  2. Subcategoría: 
    3.13. Etnobotánica y etnomedicina
  3. ¶: 
    Yo tu- | me dio un dolor aquí al cuello que estuve, vamos, así jorobá to, to el tiempo. Y vino mi hijo, que estaba en El Ejío, vivía entonces mi Paco, dice:
    ―Tú te vas a venir conmigo a mi casa, que te voy a llevar a un curandero que hay por allí ―le decían Torramales o yo no sé qué, que le decían al hombre.
    Y tenía gente, es la verdad, pero a mí no me valió nada porque yo tampoco no creía en lo que estaba haciendo. Y entonces me sentó en un sillón. Dice:
    ―Tú te sientas y te relajas. Y, y cierra los ojos ―y me hacía así con la ma- | con la eso | con la mano, dice―, ya verás cómo cuando se pase un rato tú tienes que ver desde mu lejos, desde mu lejos, tienes que ver una luz venir, una luz ―yo no vi, yo no vi ninguna luz. Dice―, y luego a, a poco, al poco rato, ya verás una Virgen―.
    Bueno, viene a otra vez al otro rato y me, y me pone otra vez así la mano, y dice:
    ―¿Tú has visto algo?―.
    Dije:
    ―Mire usted, la Virgen, no sé ―digo―; mire usted, como no sea que venga por la Alemania... Yo no he visto na―.
    Y dice:
    ―Pues mira qué te digo: que tú no crees en esto. Levanta- | levántate de aquí.
  4. Subcategoría

    3.13. Etnobotánica y etnomedicina