Las tres naranjas del amor [ATU 408]

Referencia: 
0147n
  1. Archivo de audio: 
  2. Informante: 
    Mercedes Delgado
  3. Edad del informante: 
    83
  4. Localidad: 
    La Carrasca
  5. Provincia: 
    Jaén, España
  6. Recopilador: 
    M.ª del Pilar Casado Gutiérrez y Trini Pestaña Yáñez
  7. Fecha de registro:

    Miércoles, 30 Marzo, 2016
  8. Notas: 

    Ocupación y otros datos de la informante:
    Mercedes Delgado nació en La Carrasca (Jaén) en 1933. De padre carrasqueño y madre salmantina, vivió en esta pedanía hasta que se casó y se trasladó a Martos, donde reside actualmente. Dedicada desde siempre a las tareas de la casa, que alternaba con trabajos en la campaña de la recogida de la aceituna, no conoció más formación que aquella que le aportaban los libros que pudo conocer de pequeña.

  1. Categoría:

    Narrativa
  2. Subcategoría: 
    1.2.1. Cuentos de magia
  3. ¶: 

    ―¿Qué tal, reina mora? ¿Canta el niño, ríe o llora?
    Dice: ―Unas veces canta, otras veces ríe y otras veces llora.
    Y era una paloma, sabes. Y entonces es que esa es una mora que estaba subía en un árbol, y ahora, en aquel árbol, pues estaba ella sentá, la mora, pero iba el rey en busca de ella, y ahora, en vez de estar la que él iba buscando, era la mora la que estaba. Entonces llegó y se la llevó al palacio, creyendo que era ella, pero él no la esperaba así, no esperaba una mora, una negra. Y ahora de que llegó al castillo, y la llevó | la dejó en su casa. La puso..., en fin, como reina. La reina mora. Y ahora pues, cuando llegaba sobre el mediodía, sobre el mediodía llegaba una paloma y se paraba en el aljofar de..., Tú sabes cómo yo me quiero explicar..., del palacio. Y le decía la paloma:
    ―¿Qué tal reina mora? ¿Canta el niño, ríe o llora?
    Y entonces le decía la mora:
    ―Unas veces canta, otras veces ríe y otras veces llora.
    Y la paloma alzaba el vuelo y se iba. Y así un día y otro día. Y ya al de cuatro o cinco días pues le dice ella al marío | al rey. Le dice:
    ―Mira, pues no que viene tos los días una paloma y se posa en el aljofar del palacio y me pregunta: “¿Qué tal, reina mora? ¿Canta el niño, ríe o llora?”.
    Dice: ―Y tú, ¿qué le contestas?
    ―Yo le contesto que unas veces canta, otras veces ríe y otras veces llora, como los chiquillos.
    Dice: ―Bueno, pues déjalo tú, que va | que eso | déjalo tú de mi cuenta―, le contestó el rey. Y ahora fue y por to por donde la paloma se..., dijo:
    ―¿Dónde se paraba la paloma?― y le dijo ella dónde se paraba. Entonces fui y puso como un pegamento. A otro día llega la paloma:
    ―¿Qué tal, reina mora? ¿Canta el niño, ríe o llora? 
    Entonces le contesta la reina: ―Unas veces ríe, otras veces canta y otras veces llora.
    Y al alzar el vuelo pa irse se quedó allí pegá. Entonces llegó el rey y la cogió. Y empezó a tocarla, tocarla, tocarla, y ahora empezó así a pasarle la mano por la cabeza y le sacó un alfiler que tenía pinchao, y al tirar del alfiler pues salió ella tan guapa como era. Y entonces, lo que hizo fue ya..., claro, como eran tantos años los que llevaba con la mora, pues lo que hizo fue dejarla a la mora de niñera y casarse con ella.

  4. Subcategoría

    1.2.1. Cuentos de magia