La asadura [ATU 366]

Referencia: 
0313n
  1. Archivo de audio: 
  2. Informante: 
    Marina López Parra
  3. Edad del informante: 
    54
  4. Localidad: 
    Traspinedo
  5. Provincia: 
    Valladolid, España
  6. Recopilador: 
    Joaquín Díaz y José Delfín Val
  7. Fecha de registro:

    Domingo, 1 Enero, 1978
  8. Notas: 

    Registro sonoro perteneciente al Archivo de la Tradición Oral de la Fundación Joaquín Díaz (sign.: ATO 00004A 19).

    Título indicado en las anotaciones de campo: "La asadura del difunto".

    Muchos de los temas de esta entrevista fueron también transcritos en el Catálogo Folclórico de la provincia de Valladolid.

  1. Categoría:

    Narrativa
  2. Subcategoría: 
    1.2.1. Cuentos de magia
  3. ¶: 
    Dice que era un…, era un matrimonio y se le, se le murió la mujer. Tenían un hijo. Se le murió la mujer y toas las noches debía de | Y no tenían, y no tenían para cenar. Pero ahora le dijo un padre al hijo que no tenían pa cenar. Y se fueron a la sepoltura de su madre y se cogieron una asadura. Y se la comieron, se la cenaron. Y, por toas noches llamaban a la puerta:
    —¡Tan, tan!
    Y decía el hombre: —¿Quién, quién?—.
    Y decía: —Dame mi asadura, dura, que me has quitado de mi sepoltura—.
    Decía, decía el hijo: —Ay, padre, ¿quién será?
    —Déjalas, hijo, déjales, que ellas solas se marcharán—.
    Y decía: —¡No me voy, no me voy, que en las escaleras estoy!
    —¡Tan, tan!
    —¿Quién, quién?
    —Dame mi asadura, dura, que me has quitado de mi sepoltura.
    —Ay, padre, ¿quién será?—. Decía el hijo.
    —Déjalas, hijo, déjalas, que ellas solas se marcharán.
    —¡No me voy, no me voy, que en el pasillo estoy!
    —¡Tan, tan!
    —¿Quién, quién?
    —Dame mi asadura, dura, que me has quitado de mi sepoltura.
    —Ay, padre, ¿quién será?
    —Déjalas, hijo, déjalas, que ellas solas se marcharán.
    —¡No me voy, no me voy, que en la sala estoy!
    —Ay, padre, ¿quién será?—. Decía el chico.
    —Déjalas, hijo, déjalas, que ellas solas se marcharán.
    —¡No me voy, no me voy, que en la alcoba estoy!
    —¡Tan, tan!
    —¿Quién, quién?
    —Dame mi asadura, dura, que me has quitado de mi sepoltura.
    —Ay, padre, ¿quién será?
    —Déjales, hijo, déjales, que ellos solos se marcharán.
    —¡No me voy, no me voy, que en los pies estoy!
    —¡Tan, tan!
    —¿Quién, quién?
    —Dame mi asadura, dura, que me has quitado de mi sepoltura.
    —Ay, padre, ¿quién será?
    —Déjales, hijo, déjales, que ellos solos se marcharán.
    —¡No me voy, no me voy, que en la cabecera estoy!
    —¡Tan, tan!
    —¿Quién, quién?
    —Dame mi asadura, dura, que me has quitado de mi sepoltura.
    —Ay, padre, ¿quién será?
    —Déjales, hijo, déjales, que ellos solos se marcharán.
    —¡No me voy, no me voy, que agarrándote los pelos estoy!
  4. Subcategoría

    1.2.1. Cuentos de magia