El saco cantor [ATU 311B*]

Referencia: 
0052n
  1. Archivo de audio: 
  2. Informante: 
    Dorotea Segura Cózar
  3. Edad del informante: 
    88
  4. Localidad: 
    Torres de Albanchez
  5. Provincia: 
    Jaén, España
  6. Recopilador: 
    Marta Urea Herrador
  7. Fecha de registro:

    Viernes, 30 Octubre, 2015
  8. Notas: 

    Ocupación de la informante: 
    Dorotea Segura Cózar: labores del hogar y servicios domésticos

  1. Categoría:

    Narrativa
  2. Subcategoría: 
    1.2.1. Cuentos de magia
  3. ¶: 

    Una… chica que se fue a lavar a la fuente y se llevó | y para ponerse a lavar se quitó el collar, un collarito de oro, y se vino a su casa y se olvidó. Y luego ya iba a por el collarito de oro y era ya noche y lo cogió un hom-, un hombre, un marramamiau (dicíamos aquí en el, en el cantar), lo cogió un marramamiau, un hombre, y la metió en un saco y iba pidiendo y dicía: 
    —Por un collarito de oro / que en la fuente me encontré | que en la fuente me dejé / ni a mi padre ni a mi madre / nunca los vuelveré a ver. 
    —¡Deme usted una lismona!—
    Le daban la limosna al pobre. Pues llegaba a otra puerta, a otro cortijo y tocaba:
    —¡Venga, canta, que te hinco la palanca!
    —Por un collarito de oro / que en la fuente me dejé / ni a mi padre ni a mi madre / nunca los vuelveré a ver / nunca los vuelveré a ver—.
    Pues ya, así tanto tiempo, iba a muchos cortijos pidiendo y ya llega a un pueblecillo pequeño, y estaban tocando la misa. Y le dice la mujer:
    —Mire usted, voy a hacer una cosa. ¡Que cante!
    —¡Canta, que te hinco la palanca!— Cantó. Dice:
    —Voy a hacer una cosa. Le voy a sacar a usted un plato de chorizos. Va a comer usted y va | y vino, y se va a ir usted a misa—. 
    Y entonces hartó al otro de chorizos y de vino y le entró un sueño… que él no fue a misa. Entonces ella fue al saco, abrió el saco y sacó a la niña. Y le metió un gallo, un lagarto, una gallina, un perro y ya po, se hacía ya en ca el hombre cuando se le pasó la torta y se va. Y va:
    —¡Canta, que te hinco la palanca!— Y uno:
    —Quiquiriquí, cocorocó, miau miau, guau guau, guau guau—. Y dice:
    —¡Madre mía!, ¿pues qué ha pasao aquí?—
    Abrió el saco, se le tiraron tos los animales aquellos y lo mataron.

     

  4. Subcategoría

    1.2.1. Cuentos de magia