El pollero y su querida

Referencia: 
0398n
  1. Archivo de audio: 
  2. Informante: 
    Gumercindo España Olivares ("Don Sshinda")
  3. Edad del informante: 
    82
  4. Localidad: 
    Santa Cruz de Juventino Rosas
  5. Provincia: 
    Guanajuato, México
  6. Recopilador: 
    Gabriel Medrano de Luna y José Manuel Pedrosa
  7. Fecha de registro:

    Sábado, 29 Julio, 2017
  8. Notas: 

    Gumercindo España Olivares, conocido con el sobrenombre de Sshinda, fue un famoso artesano de juguetes mexicano.

    Esta grabación es parte del Legado de José Manuel Pedrosa al Archivo de la Palabra de la Biblioteca Nacional de España.

  9. Bibliografía: 

    Estudios

    MEDRANO DE LUNA, Gabriel (2013). Los mundos mágicos de Sshinda: la cultura oral y la obra artística de un juguetero popular de Guanajuato. México. Alcalá de Henares: El jardín de la voz; MEDRANO DE LUNA, Gabriel (2016). Sshinda. El mágico mundo de un juguetero tradicional de Guanajuato. Guanajuato: Universidad de Guanajuato.

  1. Categoría:

    Narrativa
  2. Subcategoría: 
    1.3. Cuentos humorísticos
  3. ¶: 
    Voy a platicar un chiste que me contaron, ¿no?, un señor del rancho. Y ya ves que viene mucha gente a visitarme. Y entonces dice:
    ―¡Le traigo una nueva, Don Sshinda!
    ―¿Sí? ¿Qué será?―.
    Dice que una señora dijo | Estaba haciendo de comer en su casa, en un rancho, pero hacía tonto a su marido con un pollero que compraba pollos, que decía: "¡Pollos y gallinas que vendan!". Entonces dice | pos la señora dijo | Oyó al pollero, que era su amante, y que ya le había dicho a la señora:
    ―Cuando vengas, me traes unos zapatos―.
    Y que al pollero se le olvidó el número de los zapatos. Y pasa por allí, pero estábase el marido almorzando, y que le dice:
    ―¡Arre, burro! Mira no más de cuántos calzas―. Le dijo el…, el…, el…, el amante le dijo: ―Burro, pues, ¿a cuántos calzas?
    Y la señora oyó, y que sale corriendo a…:
    ―¡Usha, pollo! ¿Pues que no sabes que del veinticinco? ―dijo.
    Ya le había dicho que los zapatos eran del veinticinco, porque le dijo:
    ―¡Ah, burro!, pues, ¿de cuántos calzas? ―le dijo para que la señora oyera.
    ―¡Usha, pollo! ―dijo― ¿Pues no sabes que del veinticinco? ―dijo.
  4. Subcategoría

    1.3. Cuentos humorísticos