El lobo y la zorra [ATU 1+30]

Referencia: 
0144n
  1. Archivo de audio: 
  2. Informante: 
    María Fernández
  3. Edad del informante: 
    90
  4. Localidad: 
    Arahal
  5. Provincia: 
    Sevilla, España
  6. Recopilador: 
    José Luis Agúndez García
  7. Fecha de registro:

    Jueves, 24 Mayo, 1990
  1. Categoría:

    Narrativa
  2. Subcategoría: 
    1.1. Cuentos de animales
  3. ¶: 

    Esto era una zorra que se encontró con un lobo, y dice:
     ―¡Ay, comá zorra, cómo me voy a comer a usted!
     Dice:
     ―¡Ay, compá lobo, no me coma usted! Yo le buscaré a usted qué coma, y no me coma!
     Dice:
     ―¡Mira! Por ahí pasan unos arrieros ―porque antes había arrieros, no era como ahora, que hay coches―, pasa un arriero todos los días con pescao. Yo me voy a hacer la muertecina en la carretera: me recoge, y yo le voy a tirar pescao, to el que quiera.
     Pues se hizo la muertecina en la carretera, y pasó el hombre con el pescao, con borricos, que antes llevaban reata de borricos. Así que dijo:
     ―¡Huy, qué buena zorra! ¡Qué buen pellejo tiene!
     Y la cogió por una pata y la echó al borrico. La zorra se lio a echarle el pescao al lobo, a echarle pescao, a echarle pescao...., tanto pescao le echó, que ya las angarillas se cayó.
     Dice el hombre:
     ―¡Huy, que jodía zorra! ¡Que lo que me ha hecho es robarme! ¡Se ha comido el pescao!
     Se cayó la angarilla, y ya salió corriendo, y se fue. Pues, se encuentra otra vez con el lobo...
     ―¡Ay, comá zorra!, yo no me comí a usted por hambre, pero ahora me la voy a comer por sed. ¡Tengo tanta sed!
     Dice:
     ―¡Huy...! No me coma usted habiendo tanta agua en tal sitio. Vamos a ir a un, hay ahí un pozo a la vera, y usted se mete en la cuba; yo le doy a la soga, y, cuando usted se harte ya de agua ―dice―, cuando ya esté usted harta, no tiene más que decir: "¡Alza!", y yo tiro, y la saco. Verá usted qué bien. Y ya,... ¿para qué me va usted a comer? ¡No me coma!
      Y dice que se fue y le hizo caso: se metió en la cuba, la echó la soga, y, cuando ya estaba harto, dice:
     ―¡Alza!
     Dice:
     ―¡Cuando venga el vaquero será la risa! ―y se fue corriendo y lo dejó tirado, solo.
     Llegó el vaquero y se puso a sacar agua para las vacas. (¡Y no veas los pozos...! ¿Tú no has visto en el campo los pozos que hay, con su pila a la vera?). Dice: “Cuando llegue el vaquero será la risa”, y cogió y se fue corriendo. Cuando llegó el vaquero, empezó a tirar de la soga, y sale el lobo corriendo.
     Dice:
     ―¡Ay!, ahora va a ser la mía. Ahora es cuando me va a comer. ¡Como me encuentre, me come! ¿Qué haría yo? ¿Qué haría?
     Dice que se fue a un colmenar donde hay muchas avispas, abejas. Tumbó uno de ésos de abejas y se rebañó por todas las abejas. Se puso mermelada, y luego se remangó por unos olivos ―los olivos de las bellotas tienen muchas hojas por debajo―. Se lio a refregarse por allí, y se puso...
     Cuando vino el lobo corriendo otra vez...
     ―¡Ay, comá zorra!
     Dice:
     ―Lobo, soy el cuerpoespín del ... monte, yo no soy la zorra.
     No la conoció, y ya se fue.

  4. Subcategoría

    1.1. Cuentos de animales