Confección de prendas con retales

Referencia: 
0493n
  1. Archivo de audio: 
  2. Informante: 
    Marisa Moreno Martínez
  3. Edad del informante: 
    80
  4. Localidad: 
    Cazorla (Sierra de Cazorla)
  5. Provincia: 
    Jaén, España
  6. Recopilador: 
    David Mañero Lozano y Manuel Rodríguez Arévalo
  7. Fecha de registro:

    Jueves, 24 Mayo, 2018
  8. Notas: 

    Este registro ha sido recopilado en el marco del proyecto de I+D (Excelencia) del MINECO “Documentación, tratamiento archivístico digital y estudio lexicológico, histórico-literario y musicológico del patrimonio oral de la Andalucía oriental” (referencia: FFI2017-82344-P).

    Agradecemos la colaboración de Raúl Sánchez Guerrero, responsable del Centro de Adultos de Cazorla (Jaén), y de Jovita Rodríguez Bautista, coordinadora de Centros de Adultos de la comarca de la Sierra de Cazorla.

    Otros datos de la informante:

    Marisa nació en Cazorla, donde ha vivido siempre. Ha sido costurera y se ha dedicado a las labores del hogar. Su padre hacía portes con un burro.

  1. Categoría:

    Narrativa
  2. Subcategoría: 
    3.5. La casa y las tareas y costumbres domésticas
  3. ¶: 
    Yo, por ejemplo, mis padres eran, pues de la clase pobre, no de estos de ir pidiendo ni na, pero que sí, que hubo una época muy mala, mu mala. Yo me acuerdo que yo tenía dieciséis │ el primer abrigo largo que yo me hice. Pues ibas a las tiendas y medías con el metro: “Esto mido”, ¿no?, “pues esto mido”. Pues había un retal —yo no había tenío nunca un abrigo largo, chaquetones y bueno—, y entonces cogí y le digo a mi hermana, otra mayor que era modista, digo:
    —Encarna, que mira hay en lo del Pelao un, un retal de fieltro, una tela de esas beis de fieltro preciosa —digo— y quiero un abrigo—.
    Dice:
    —Pero Marisa, pero si no, si no te llega—.
    Digo:
    —Bueno, tú y lo mides—.
    Y dice:
    —Viene justo—.
    Pues la cinta │ Le pusimos una cinta de forrar en el bajo, y con lo que sale de por aquí y de to eso, pues entonces hacías el cuello, hacías las bolsas así de... │ En fin, que tuve el abrigo hasta que me │ hasta después de casarme, porque aquello, claro, te lo ponías, lo ponías en la percha y en fin. Y aquello iba yo con mis amigas, que a lo mejor algunas tenían más que yo, no llevaban abrigo y yo pos │ ¿ves?, porque nos los hacíamos de cualquier trozo de tela que diera la medía. En la fábrica me hice yo, porque to lo que quedaba de, de más de un, de un metro o más, que no saliera una fila de pantalones, todo eso se echaba a la habitación del retal, y lo vendían a peseta el kilo el retal. Pues yo cogía los pedazos que eso, y decía: “¡Pésamelos!” A lo mejor, seis reales, una peseta y media, dos pesetas, en fin, y me llevaba, y de eso, pues cortaba y me hacía las cosas o las hacía a mis hijos.
  4. Subcategoría

    3.5. La casa y las tareas y costumbres domésticas