El dedo en el puchero [ATU 720]

Referencia: 
0025n
  1. Archivo de audio: 
  2. Informante: 
    Carmen Cervera
  3. Edad del informante: 
    75
  4. Localidad: 
    Zagra
  5. Provincia: 
    Granada, España
  6. Recopilador: 
    José Manuel Pedrosa
  7. Fecha de registro:

    Martes, 1 Diciembre, 1992
  1. Categoría:

    Narrativa
  2. Subcategoría: 
    1.2.1. Cuentos de magia
  3. ¶: 

    Era de… de una niña que tenía | que era una madrastra la que tenía. Y le dice:
     —¡Niña, anda… anda a ver a… a llevarle a tu padre la comida! (no, pero primero le dice) Anda debajo la cama, que hay muchas nueces y almendras y eso, y…y t-, y… y comes lo que quieras!
     Y se fue la niña y se quedó dormía. Y la madrastra la mató. Y… y agarró y le cortó una mano y eso, y se la echó al cocido. Pa que la lleve | se lo | eh… Y le dice a la otra hermana | cuando, eh:
    —¡Que no satapes el puchero!
     Y cuando iba por el camino, po lo satapó. Y vio el deíllo que asomaba por lo alto. Y dice na | esa es | y sí | y antes le dice la madre, dice: 
    ⎯¿Y la niña?
    Dice: ¿La niña? Anda y le llevas a tu padre la comida. Ya vendrá. 
    Y cuando lo vio, dice:
     —¡Na, eso es que, que, que, que la, que… la ha matao, la… la tía como le dijera!
     Cuando se lió la muchacha a llorar. Y ya por el camino, pues sintió una voz que dice:
     —¿Por qué lloras?
     Dice:
     —Porque mi madrastra haya | ha matao a mi hermana y la ha echao en el cocido.
     Dice:
     —Pues no llores. Los huesos que tu padre tire, pues los coges y los siembras, y los riegas todos los días.
     Bueno, cuando llegó, pos dice el padre:
     —Niña, ¿no vas a comer?
     Dice:
     —¡No, yo no tengo ganas!
     Con que comió el padre, y tos los huesecillos los cogía.
     Y dice:
     —¿Pa qué los coges?
     Dice:
     —Pa la perrilla de la vecina.
     Y cuando vino, pues en seguía se fue y los sembró, y los regaba todos los días. Y le dice | como le viera madre o chacha…:
     —¿Y la niña?
     Dice:
     —Yo voy a buscarla.
     —¡No, déjala, ella vendrá!
     Igual de toas las vecinas:
    —Ay, ¿no ha venío aquí mi hermanita?
    —Aquí no.
    Que no la encontraban. ¿Cómo la iban a encontrar? Cuando ya pasó unos días, todos los días le | la regaba, nació con una canastita de dulce. Como sería por Navidad... Sí, nació con una canastita de dulce y tos le pedían. Y le dice el padre:
     —Nena, ¡dame!
     Dice:
     —No, que me comites.
     Y le… y le dice a la, a la, a la… madrastra, dice:
     —Ay, y a mí, ¿no me das?
     Dice:
     —No, que me mataste.
     Y le dice a la niña, la otra:
     —¡Pa ti to, que me lloraste y me buscaste y no me comiste (ya está el cuento acabao) y me sembraste!
     Ya se ha acabao y el culo chumascao.

     

  4. Subcategoría

    1.2.1. Cuentos de magia