La patrona y el militar

Referencia: 
1233r
  1. Archivo de audio: 
  2. Informante: 
    N. Serrano
  3. Edad del informante: 
    70
  4. Localidad: 
    Puente Genil
  5. Provincia: 
    Córdoba, España
  6. Recopilador: 
    José Manuel Pedrosa
  7. Fecha de registro:

    Lunes, 29 Julio, 1991
  8. Bibliografía: 

    IGRH: 3010

    Fuentes primarias
    Atero Burgos (2003: n.º 89);  Piñero Ramírez (1996: n.º 86)

  9. Resumen: 

    Un militar le pregunta a su patrona dónde puede dejar su morral; ella le responde que en un clavijo viejo, pero él lo cuelga en otro lugar. Acto seguido, la interroga acerca de los dueños de las gallinas que se encuentran en el corral y ella le asegura que son propiedad del vecindario. Luego, el militar se interesa por la cena y ella le informa de que hay sopas de ajo. Él insiste en que deben comer gallina guisada y logra convencerla. En última instancia, le pregunta dónde puede dormir; la patrona le sugiere que se eche en un camastro o que se acueste con sus hijos. Él porfía hasta conseguir dormir con ella. A los nueve meses, da a luz a un niño vestido de militar. En las versiones documentadas en Córdoba, la intriga se reduce a una serie de preguntas por parte del militar acerca del lugar dónde va a dormir esa noche. La patrona le sugiere varias estancias de la casa, pero él las rechaza todas. En último lugar, la patrona le ofrece su aposento.

  1. Categoría:

    Romancero
  2. Subcategoría:

    1.4.1. La conquista amorosa: cortejo, seducción, rapto
  3. Subcategoría:

    1. Amor y desamor
  4. ¶: 
    ―Triste de mi capilla,     q´anoche la perdí.
    Dígame usted señora     dónde voy a dormir.
    ―Ya te he dicho soldado     que dormirás en el patio.
    ―No, señora patrona,     que me arañan los gatos.
    ―Triste de mi capilla,     q´anoche la perdí.
    Dígame usted señora     dónde voy a dormir.
    ―Ya te he dicho soldado     que dormirás en la calle.
    ―No, señora patrona,     que corre mucho aire.
    ―Triste de mi capilla,     que anoche la perdí.
    Dígame usted patrona     dónde voy a dormir.
    ―Ya te he dicho soldado     que dormirás conmigo. 
    ―Sí, señora patrona,     que eso es lo que yo digo.