Los sacramentos de amor

Referencia: 
1274c
  1. Archivo de audio: 
  2. Informante: 
    Dolores López Molina
  3. Edad del informante: 
    55
  4. Localidad: 
    Alares de los Montes
  5. Provincia: 
    Toledo, España
  6. Recopilador: 
    Amalio Sánchez López, perteneciente al equipo dirigido por Jerónimo Anaya Flores
  7. Fecha de registro:

    Lunes, 27 Diciembre, 1982
  8. Notas: 

    El romance se recogió en Valdeazores (Toledo).

    En esta versión, se repiten los dos últimos versos de cada estrofa, exceptuando la primera. Se sigue el siguiente esquema: "El primero es el bautismo, / bien sé que estás bautizada / en la pila del bautismo / para ser enamorada, / en la pila del bautismo / para ser enamorada".

    En la repetición, se observan las siguientes variantes: versos 23 y 24: “ni de día ni de noche / (y) en pensar en ti no duermo”. Verso 35: “he de ser el heredero”.

    Otros datos de la informante:
    La informante nació en Alares de los Montes, donde vivió hasta los 25 años. A esa edad se trasladó a Valdeazores, donde reside en la actualidad. Educación: Primaria incompleta.

  1. Categoría:

    Cancionero
  2. Subcategoría:

    1. Amor y desamor
  3. ¶: 
    A esta puerta me paro    
    a recibir mis pesares,
    por ver si puedo sacar    
    los sacramentos cabales.
     
    El primero es el bautismo,    
    bien sé que estás bautizada
    en la pila del bautismo    
    para ser enamorada.
     
    Segundo es confirmación,    
    bien sé que estás confirmada,
    que te confirmó el obispo     
    con su mano soberana.
     
    El tercero es penitencia,
    de penitencia me echaron
    el hablar contigo a solas,    
    lo cual no me se ha logrado.
     
    El cuarto es la comunión,    
    si lo tomas con anhelo,
    el dormir entre mis brazos     
    derechita irás al cielo.
     
    El quinto es la extremaunción,    
    extremo lo que te quiero,
    que ni de día ni de noche     
    en pensar en ti no duermo.
     
    El sexto es sacerdotal,     
    sacerdote no he de ser,
    que en los libros del amor     
    toda mi vida estudié.
     
    El sétimo es matrimonio,    
    que es lo que vengo a buscar;
    ni aunque tu padre no quiera,    
    contigo me he de casar.
     
    Y aunque tu padre no quiera    
    ni tu hermano el vanidoso,
    yo he de ser el hederedo     
    de tu cuerpecillo airoso.
     
    Estos son los sacramentos     
    de la santa humanidad.
    Si no los has aprendido,     
    te los volveré a explicar.