El hijo de Patricio

Referencia: 
0465c
  1. Archivo de audio: 
  2. Informante: 
    Joaquín Alguacil Alguacil (Gaspar)
  3. Edad del informante: 
    67
  4. Localidad: 
    Pontón Alto
  5. Provincia: 
    Jaén, España
  6. Recopilador: 
    Olayo Alguacil González
  7. Fecha de registro:

    Jueves, 15 Julio, 1999
  8. Notas: 

    Por decisión del informante, en el archivo de audio se omiten los nombres originales a los que hace referencia esta composición, y se sustituyen por nombres inventados en la transcripción.

    Notas léxicas de Marta Torres Martínez:

    celado: ‘oculto, encubierto’ (DRAE, 2014).

     

  9. Bibliografía: 

    Esta versión fue incluida previamente en Alguacil González (1999: pp. 512 y 513).

  1. Categoría:

    Cancionero
  2. Subcategoría:

    9.4. Retratos y escenas costumbristas
  3. ¶: 

    El hijo de Patricio 
    es un hombre vergonzoso;
    toda la noche de bailes 
    y se siente con reposo.
    Le dicen al Bernardo: 
    —Ya vienen los del Pontón—.
    Bernardo, que siente eso, 
    se tira a la aplanada 
    en mangas de camisón.
    Y la Mercedes salió 
    con un paquete de tabaco:
    —Toma, don Domiciano, 
    que te lo regalo yo—.
    Y Domiciano le contesta: 
    —Esta es ya mi salvación—.
    A otro día por la mañana
    Domiciano quiere marchar, 
    le dice a su morena: 
    —El tabaco que te di 
    ya me lo tienes que dar.
    Cuando Domiciano entraba, 
    la María se salió, 
    y Bernardo, como un hombre de talento, 
    s´acercó a la puerta 
    y le dijo a Domiciano 
    que se metiera pa´adentro.
    Como era tiempo de invierno
    Domiciano tiritó 
    y Bernardo decía: 
    —Métete en ese rincón—.
    A otro día por la mañana 
    Domiciano dice así: 
    —Yo me voy a mi Pontón 
    y ustedes se queden con Dios—.
    Y Bernardo le contesta: 
    —Tú no te vas al Pontón, 
    que lo quiera Dios;
    tú te metes en el cuarto 
    porque te lo mando yo—.
    Y Domiciano por hacer caso 
    en el cuarto se metió 
    y a su hija, la María, 
    sus veinte besos le dio—.
    Benedicto y el Coraje 
    son los de la relación, 
    si se enteraran de algo 
    se lo llevarían al Pontón 
    por sinvergüenzas que son, 
    porque han estudiao 
    buenas guerrillas los celados*.