¡Oh, glorioso san Antón!

Referencia: 
2318c
  1. Archivo de audio: 
  2. Informante: 
    Carlos Amor Prieto
  3. Edad del informante: 
    18
  4. Localidad: 
    San Cebrián de Campos (Tierra de Campos)
  5. Provincia: 
    Palencia, España
  6. Recopilador: 
    María Victoria Weber-Antón
  7. Fecha de registro:

    Miércoles, 17 Enero, 2001
  8. Notas: 

    Este tipo de composiciones son recitadas por los quintos durante las fiestas de san Antón Abad celebradas en San Cebrián de Campos (Palencia). Los recitadores, ataviados con un traje tradicional, declaman montados en una mula.

    Nota de María Victoria Weber-Antón:

    El 31 de diciembre de 2001 queda suspendido en España el servicio militar obligatorio. Se creará un ejército profesional. La mayoría de los reclutas del año 2001 no tendrá que cumplir el servicio militar, ya que el 31 de diciembre todos los soldados deberían estar ya licenciados.

    Por ello, ninguno de los quintos de 2001 de San Cebrián de Campos se incorporará a filas. Sin embargo, sí se celebra la quintada, manteniéndose así, y hasta la actualidad, la fiesta de Quintos y la tradición de recitar las cuartetas en la festividad de San Antón.

  9. Bibliografía: 

    Versión publicada en Weber-Antón (2017: 253- 256).

  1. Categoría:

    Cancionero
  2. Subcategoría:

    20.7. Textos oralizados y de autor. Recitaciones de los quintos
  3. ¶: 
    ¡Oh, glorioso san Antón!,
    hoy, 17 de enero,
    aquí se presenta un quinto
    junto con sus compañeros.
     
    Empezaré a hablar
    de mi vida en personal,
    no sin antes saludar
    a los que presentes están.
     
    Todos ya me conocéis,
    yo me llamo Carlos,
    soy el pequeño de Tiluco
    y de mi madre, la Sagrario.
     
    En Monzón estuve estudiando,
    como todos los demás,
    luego fui a Palencia,
    pero lo he decidido dejar.
     
    Y es que trabajar quería,
    estudiar no me gustaba
    y ahora estoy en la albañilería
    de peón para ayudar.
     
    Muchas casas se están haciendo
    en esta localidad,
    es bueno para todos
    y así trabajo a mí me dan.
     
    Y ahora cambiando de tema,
    de política les voy a hablar
    contando lo que ha sucedido
    en la España de Aznar.
     
    [...]
    cada vez nos cuesta más
    llenar el depósito de gasóleo.
     
    En el estrecho de Gibraltar
    ha atracado un submarino,
    todos quisiéramos que se fuera de áhi,
    pero de ahí no se ha movido.
     
    Si un cacho de ternera
    a mi tío vas a pedir,
    pregúntale si estaba loca o cuerda
    la vaca que vas a consumir.
     
    Y hablando de otras cosas
    y dejando lo nacional,
    hablaremos del ayuntamiento
    que marcha sin novedad.
     
    Sin novedad, señores, digo
    ....................................
    sigue siendo el alcalde
    de nuestra localidad.
     
    En infraestructuras avanzamos
    la travesía arreglada está,
    la carretera de Ribas
    hasta llegar a la general.
     
    Un par de farolas nuevas
    y paseos peatonales,
    han arreglado las aceras
    para pasear por las tardes.
     
    Si yo tuviera novia,
    no me podría despedir,
    pues con lo que alumbran las farolas,
    me vería hasta la guardia civil.
     
    Tenemos bandera nueva
    en la casa consistorial
    con el escudo del pueblo
    que es digno de admirar.
     
    Y ahora hablaré de la iglesia,
    no sin antes recordar
    que hay mucho que hacer
    y mucho por lo que luchar.
     
    El año dejado atrás
    algo importante ha ocurrido
    en esta iglesia querida
    con el retablo restaurado.
     
    Sin duda ha costado esfuerzo
    a los que lo organizaron,
    pero estamos orgullosos,
    pues a todos nos ha gustado.
     
    En su inauguración
    todos participamos,
    al concierto ilustre
    todos quedamos invitados.
     
    Y de la parroquia, amigos
    todavía hay que charlar,
    pues don Jesús ha decidido
    quedarse un año más.
     
    Y es que nos ha renovado
    cosas anticuadas ya,
    entre ellas casullas y libros
    y bancos arreglados están.
     
    Y yo a usted, don Jesús, le digo
    que, si a la ermita quiere llegar,
    coja el BMW,
    que no se lo va a estropear.
     
    Y hablando de la iglesia,
    la ermita es novedad,
    pues nos han robado la campana
    con la que solíamos tocar.
     
    Bien se sabían el lugar,
    pues ni huellas han dejado,
    la denuncia ya está puesta
    pero paece que no ha prosperado.
     
    Tenemos que poner medios,
    de hecho, ya se han iniciado,
    la cofradía de la Virgen
    ya se está movilizando.
     
    Los jóvenes también colaboramos
    con la Asociación Fuente del Val,
    pues este año pasado
    la hemos decidido renovar.
     
    Local nuevo tenemos,
    el ayuntamiento nos lo ha cedido,
    es el de las escuelas,
    pero está un poco jodido.
     
    Le hace falta un arreglito,
    el consistorio ya se ha movido,
    ya nos han dicho
    que nos esperemos un poquito.
     
    Y ahora les toca a las chicas,
    mocitas de San Cebrián,
    escuchadme bien,
    que tengo ganas de hablar.
     
    Aquí convivimos todos
    y en el bar bebemos todos,
    pero cuando salimos fuera
    no se os puede ni tocar.
     
    Los de los pueblos cercanos
    siempre preparados están
    para poderos cazaros a alguna
    y poderos conquistar.
     
    Pero, tontas de vosotras,
    no sabéis reaccionar,
    más vale que os lo penséis
    y podáis rectificar.
     
    Cuando nos vamos con otras
    y salimos a ligar,
    no nos quitáis el ojo de encima
    y nos fastidiáis el plan.
     
    La serenata y la enramada
    se hacían con devoción,
    hasta que llegaron las chicas modernas
    y pasaron de la tradición.
     
    Esperando a ser quinto
    para poner las ramas
    a las mozas del pueblo
    en la puerta de su casa.
     
    Una ilusión desde niño,
    montar en ese tractor
    para disfrutar de la enramada
    y mantener la tradición.
     
    Cuando llega el día
    de ponerlas las ramas,
    te las encuentras en el bar,
    en lugar de estar en la cama.
     
    Y encima, son los padres
    los que más nos han criticado,
    pues más vale que a esas horas
    las pusieran un candado.
     
    Y esta noche hay baile,
    desde aquí os invito a todos
    hasta que paséis un buen rato
    y colaboréis con nosotros.
     
    Con esto yo me despido
    y os pido a todos perdón,
    pues he dicho lo que he querido
    sin maldad y sin rencor.
     
    Adiós, san Antón bendito
    adiós, san Antón Abad,
    me despido de la población
    y de toda la vecindad.
     
    ¡Viva san Antón Abad!